dijous, 24 de juliol de 2008

95. “Cañaveral: comuniones, banquetes, bodas”. Campoamor/Carrer Alcalde España. Alacant (1992 o 1993).

3 comentaris:

  1. Per cert: ¿qué tenen en comú esta foto i la nº 71?...
    Els España?, bueno segons tenc entés el alcalde España, la Flora de España y el Julio de España son tots tres familia. En el cas de l'alcalde no passa res, clar...però en el cas de la Flora de España (carrer a l'Albufereta), va ser una gran decepció, perquè pensava que es referíen a la flora i la fauna (i no entenía massa bé, perquè li dedicaven un carrer a la flora i no a la fauna...De totes maneres, ja preguntaré per ahi a vore si me diuen alguna cosa...

    ResponElimina
  2. Hi ha voltes que les casualitats fan por... he arribat fa un moment de fer fotos (ara són les 12:30) i he vist el teu comentari). Precisament vinc de l´Albufereta i he fet unes fotos en el C/ Camino Colonia Romana cantó C/ Eneas, propíssim de la Flora de España eixa. No tenia ni idea ni que existia el carrer ni de la relació amb el Julio (de España). Demà posaré les fotos, són una paridilla, però la casualitat ho val… A més , tenen a veure amb la flora (de vegetació).

    ResponElimina
  3. me has tocado el corazón. de repente me he visto de la mano de mi madre, llevando juntos el carrito de la compra, enfilando ya la cuesta que subía hasta mi casa en el altozano, con la compra hecha.
    siempre miraba esta esquina, que estaba llena de gente tomando café en la barra que había detrás del cierre metálico.

    me han llegado momentos muy dulces carles. estoy escudriñando a ver cuántas cosas me llegan a la mente al mirar atentamente la imagen. Cada una de tus fotos las veo fijamente, tratando de viajar en el tiempo.

    Recuerdo varios puestos de zapatos, zapatillas y cinturones entre el monumento a campoamor y el colegio. Recuerdo el puesto de churros que había junto a otro de aceitunas en la esquina del colegio con la avenida de alcoy.
    Recuerdo en esa misma cuesta un puesto donde una señora vendía conejos y gallinas vivas. Para mí ver aquello era increíble, como viajar a una granja. Nunca veía animales de granja, y se me removía el estómago cuando veía a las amas de casa llevarse los conejos vivos cogidos por las orejas.
    Yo me los habría llevado como mascotas.

    Gracias por estos momentos. Son impagables. Eres una ONG de los recuerdos, y regalas sonrisas muy valiosas, aunque no las veas

    ResponElimina

Nota: Només un membre d'aquest blog pot publicar entrades.